¿Qué es el copywriting?

por | Nov 21, 2019 | 0 Comentarios

El copywriting es una técnica de redacción persuasiva que está diseñada para inducir a nuestro público objetivo a que realicen una acción concreta. Actualmente es cuando más importancia ha ganado gracias al apogeo del marketing digital y a su importancia dentro de este. Se aplica dentro de todos sus ámbitos aunque suele estar enfocado a la venta, pero puede ser beneficioso en otras áreas como en la suscripción a una newsletter.

Hay mucha competencia en internet, habiendo numerosas webs que tienen contenidos muy parecidos porque ofrecen productos y servicios muy similares. Gracias al copywriting conseguiremos diferenciarnos, otorgándole a las palabras la capacidad de llegar con más fuerza al usuario, dotándolas de identidad y de un tono propio. Siempre busca conectar con los usuarios gracias a las emociones, permitiendo que sea más fácil crear un sentimiento de necesidad y deseo hacia nuestro producto o servicio.

Sirve para saber exactamente qué escribes, para quién lo escribes y para qué lo escribes; y de esta forma podrás crear de manera racional los contenidos, siendo un pilar importante dentro de tu estrategia de marketing.

“La gente quiere comprar, pero no quiere que le vendas cosas”. El copywriting también puede verse como vender sin que se note que lo estás haciendo, y para ello hay que tener claros una serie de principios básicos:

-Psicología: Es fundamental tener en cuenta la dimensión psicológica porque con tus textos vas a tocar las emociones, y para ello tienes que conocer muy bien a tus usuarios, siendo capaz de empatizar con ellos. Hay que conocer qué les preocupa, qué les gusta, cómo piensan, cómo deciden…; entre otros.

-Estilo: Por muy bien que escribas, es muy importante la forma en la que publicas tu contenido, ya que es uno de los factores clave que harán que tu texto llame la atención y apetezca ser leído.

-Utilidad: Si no estás aportando ningún valor, la gente no te va a leer.  Pregúntate si tu texto resuelve un problema, si la finalidad está clara y si responde a la búsqueda de tu usuario potencial.

-Honestidad: Nunca escribas mentiras, acabarán volviéndose en tu contra. No hay otra fórmula que te permita crear una buena primera impresión y posteriormente fidelizar a tus clientes.

 

Conectar, emocionar y convencer 

 

El triángulo de la persuasión: Emoción + Confianza = Inteligencia. “Piensa como los sabios, habla como gente sencilla”.

-La confianza y credibilidad tienen que ver directamente contigo y con la forma en la que te expresas. Si logras transmitirla los usuarios estarán mucho más abiertos a mostrar más interés por lo que escribes.

-Las emociones tendrán una importancia vital en que el usuario se muestre receptivo a tus mensajes, y para ello es muy útil el storytelling. Con un historia propia y emotiva tendrás muchas más posibilidades de impactar.

-La apelación a la inteligencia se realizará mediante datos y hechos, y esta parte será la encargada de convencer al usuario, justificando las decisiones que los usuarios toman de manera impulsiva.

Por muy bueno que sea tu producto o servicio, si no eres capaz de transmitir credibilidad y de atacar las emociones mediante un texto adecuado, no será suficiente para que triunfe.

Dentro del lenguaje, esta credibilidad parte del emisor, siendo la imagen que proyecta; mientras que la conexión emocional tiene que ver con el receptor y su predisposición a recibir el mensaje, y la apelación a la inteligencia se hará mediante el propio mensaje.

Dentro del marketing la confianza recaerá sobre el vendedor, y en el caso del marketing online será el copywriter quien debe de transmitirla con sus textos. La conexión emocional recaerá sobre el cliente, quien realizará sus acciones debido al impacto emocional que le creemos. La apelación a la inteligencia la haremos mediante el producto, destacando las mejores características y dando información relevante sobre este, haciéndolo parecer fiable.

Es importante saber cómo es nuestro proceso de decisión, ya que hay veces que tomamos las decisiones de una forma racional, pero otras de manera irracional. Las compras por impulso son más comunes que las compras planificadas, pero no todos los productos pueden venderse por impulso.

Artículos relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *